La llaman "la mujer más celosa del Reino Unido" y con razón: Debbi Wood, de 43 años, forzaba al que ahora es su esposo a someterse a un detector de mentiras cada vez que salía solo. Esto lo hacía con el fin de detectar sus infidelidades.

Debbi, antes del compromiso, llegó a cambiar su apellido y su estatus en Facebook, incluso antes del pasado octubre, cuando se casó con Steve, su actual esposo.

Durante el noviazgo, Steve reaccionó pasivamente ante lo que hacía Debbi, diciendo en sus redes sociales: "Ya seré un hombre casado la próxima vez que postee algo. Quién lo pensaría", reveló el tabloide Daily Mirror.

Ella llegó a tal extremo con Steve, que intervino su teléfono, su correo y revisó sus cuentas bancarias. De igual modo, puso filtros en su computador para evitar que viera fotos de mujeres, así como programas de televisión donde aparezcan damas con poca ropa.

Debbi es bipolar y padece trastorno dismorfico corporal. Tiene síndrome de "Otelo", que hace padecer celos delirantes a quienes lo poseen. Salieron desde 2011 y, en una entrevista televisiva en el programa inglés "This Morning", Steve afirmó que aunque vivir con ella era difícil, "valía la pena".

"Aunque Steve salga 15 minutos para comprar un litro de leche, le tomo una prueba en el detector de mentiras cuando llega a casa", afirma la señora Wood, quien es 12 años mayor que su marido.