“Buscando a Dory” es una de las películas más esperadas de 2016 y esto lo confirman sus ventas en Estados Unidos, donde ya se convirtió en la cinta animada más taquillera de su historia.

Su éxito se debe a que el personaje de “Dory” enamoró a toda una generación desde que apareció en “Buscando a Nemo” en 2003, por su forma de ver la vida sin preocupaciones, su optimismo y su memoria a corto plazo.

"Dory" vuelve a la pantalla grande este 2016 como protagonista de su propia película.

"Dory" vuelve a la pantalla grande este 2016 como protagonista de su propia película.

Disney Pixar

Foto:

Sin embargo, el éxito de “Dory” en las pantallas podría traer graves consecuencias a la especie animal a la que el carismático personaje aparece, el pez cirujano. Este pez no se reproduce en cautiverio, por lo que un incremento de la demanda de estos animales, podría significar un aumento en las capturas en su hábitat natural.

“National Geographic” habló del problema que la locura por “Buscando a Dory” puede provocar para los peces cirujanos, poniendo como ejemplo el “boom” que hubo con los peces payasos cuando se estrenó “Buscando a Nemo”.

En aquél momento, la demanda de peces payasos aumentó 40%, por lo que en países como Filipinas e Indonesia, donde se criaban estas especies, la producción se hizo insostenible.

El problema del pez cirujano es que no se puede reproducir en cautiverio, por lo que será necesario intervenir en su hábitat natural (aguas de los océanos Pacífico e Índico) para capturarlos, si su demanda aumenta.

Y es que los métodos para capturar especies directamente de su hábitat no son nada amigables. “National Geographic” señala que los pescadores usan el cianuro de sodio, una sustancia con propiedades que pueden resultar mortales para atrapar a sus víctimas.

Esta sustancia se vacía en una botella con atomizador y luego se rocía sobre el pez, aturdiéndolos y haciéndolos más fáciles de capturar. Muchos animales mueren después por los efectos del cianuro de sodio. 

En contraste, la conocida revista pondera la piscicultura señalando que es una buena manera de hacer negocios y cuidar los arrecifes que también se ven afectados por el cianuro que los pescadores rocían sobre los peces. 

Este pez de arrecife es nativo de las aguas de los océanos Índico y Pacífico.

Este pez de arrecife es nativo de las aguas de los océanos Índico y Pacífico.

Pixabay

Foto:

El pez cirujano, cuyo nombre científico es Paracanthurus hepatus, es un pez de arrecife que vive en el Oceáno Índico y en algunas partes del Oceáno Pacífico. Se caracteriza por su color azul índigo y dos rayas negras que le atraviesan el cuerpo, además de tener color amarillo en sus aletas. Llega a crecer hasta 31 centímetros de longitud y no se usa para consumo humano.