Una de las escenas más polémicas que describe el libros de las  "50 sombras de Grey", no estará presente en la película.

La erótica escena es protagonizada por Christian Grey, la inexperta Anastasia Steele y un tampón, el cual le quita el galán de la cinta a su cómplice sexual, para después tirarlo al inodoro. 

Según informó la revista Variety, la directora Sam Taylor-Johnson explicó el porqué no se incluyó en la cinta: “No encajaba de ninguna de las maneras dentro de la película. Ni siquiera se planteó. No hubo ninguna reunión para tratar este tema”.

Michael De Luca, uno de los productores, también explicó que tuvieron claro desde el inicio, que lo mejor era no incluir esa escena. "El libro necesita situarte de manera literal en el lugar de Anastasia Steele. Pero la película es un medio muy distinto”.