La película “Selma” fue ignorada en las categorías importantes de las nominaciones a los premios Óscar, como en dirección e interpretación, algo que fue muy criticado en las redes sociales. Pero no por la Casa Blanca, y principalmente por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que este fin de semana podrá ser público en su hogar y podrá observar la película para conmemorar el legado del activista por los derechos humanos.

La proyección especial no responde a un esfuerzo por prestarle al filme notoriedad, sino a un evento programado con anterioridad y que coincide con el inicio del fin de semana largo en los Estados Unidos por la conmemoración del natalicio de Martin Luther King Jr.

Precisamente, la película narra acontecimientos históricos pro derechos civiles protagonizados por King en 1965. Selma es el nombre de la ciudad de Alabama desde la que King lideró una épica marcha pacífica hasta Montgomery que eventualmente culminaría en la firma del Acta del Derecho al Voto de 1965 por el presidente Lyndon B. Johnson.