Estar embarazada no le impide a Kim Kardashian usar una minifalda ajustada y enormes tacones. 

La socialité de 34 años fue vista en Los Ángeles saliendo de la boutique DASH que es propiedad de su familia. 

Como siempre, Kim llamó la atención al lucir espectacular, sin embargo tuvo un problema con su vestuario al subir a su camioneta.

Cuando la esposa de Kanye West abordó el vehículo dejó ver su ropa interior, el problema se derivó debido a su corta y entallada prenda. 

Sin embargo a la empresaria y mamá de North West esto no le trajo ningún conflicto y siguió su camino. 

En la galería podrán ver este y otros errores en el vestuario de Kim.