De acuerdo con el adelanto del próximo episodio de "Keeping up with the Kardashians", Kim fue sometida a una cirugía de emergencia para eliminar parte de su placenta, debido a que creció sobre su útero.

Por eso esto, la estrella televisiva se encuentra con el corazón roto, ya que su médico le ha dicho que no podrá ser capaz de tener otro bebé sin correr un riesgo. El galeno le sugirió a Kim recurrir a un vientre de alquiler.

Kris Jenner, madre de Kim, quien se encontraba con ella en el hospital, le planteó la posibilidad de que podría ser su hermana mayor, Kourtney, la que lleve a su bebé en el vientre.

Con lágrimas en los ojos, Kim asegura que quiere volver a vivir la experiencia de estar embarazada, sin importar la cantidad que deba pagar para ello.

“La subrogación (vientre de alquiler) es realmente aterradora para mí, no quiero que eso sea mi realidad, será mi último recurso”, confesó.

En declaraciones anteriores, la socialité dijo que su primer hijo fue fruto de un “milagro”, ya que varios médicos le aseguraron que jamás podría quedar embarazada.

“No hay nada que no esté dispuesta a hacer para quedar embarazada de nuevo”, finalizó.