La palabra “selfie” aún no estaba escrita en el diccionario, pero Kim Kardashian ya era adicta a esta tendencia de autorretratarse.

En días pasados, la socialité compartió la portada de su nuevo libro, “Selfish”, donde, según el sitio TMZ, reveló que desde una edad muy temprana se obsesionó con la fotografía.

“Me tomaba selfies con cámaras digitales desde que estaba en la escuela secundaria y preparatoria, y yo me obsesioné”, declaró Kardashian.

Por otra parte, Kim confesó que la idea de publicar un libro con 352 paginas de selfies fue de su esposo Kanye West, quien el año pasado recibió uno como regalo de San Valentin.

“Un agradecimiento al equipo de Donda y Kanye por inspirarme a hacer realidad esta idea y ayudarme a diseñar este libro para poder compartir una década de selfies de una manera tan íntima y artística. No puedo esperar a que vean el libro”, agregó Kim en su cuenta de Facebook.