Kim Kardashian fue fotografiada esta mañana en las calles de Nueva York luciendo un abrigo blanco con manchas negras, muy al estilo del personaje de Disney, "Cruella de Vil".

La socialité se encuentra en la ciudad estadounidense para disfrutar de la "New York Fashion Week".

Desde que dio a luz a su segundo hijo, la esposa de Kanye West ha aparecido muy poco ante los paparazzi.

Kim ha estado concentrada en recuperar su figura, ha estado cuidando su alimentación bajo la dieta Atkins y asistiendo al gimnasio. Sin embargo, en las fotos no solo mostró de más, sino que se vio que algunos rollitos no han desaparecido.