El rapero, Kanye West, sorprendió a los asistentes del Coachella durante el segundo fin de semana del festival al realizar una presentación improvisada con Abel Tesfaye, mejor conocido como The Weeknd.

West apareció en el escenario cantando “Can not tell me” junto a The Weeknd lo que provocó que varios fanáticos se emocionaran con su presencia.

Posteriormente, el rapero interpretó tres canciones más para complacer a los asistentes quienes gritaron y aplaudieron su presencia en el festival.

Hace unos días West sorprendió a los habitantes de Armenia con un concierto gratuito durante su estancia en el país, mismo que al parecer fue suspendidio luego de que el rapero saltara al lago provocando que los presentes hicieran lo mismo.