Un juez argentino que investiga a Justin Bieber por un incidente en una discoteca de Buenos Aires en 2013 emitió una orden de captura contra el artista al no responder a las reiteradas citaciones a los tribunales locales.

El juez de instrucción Alberto Julio Baños argumentó que "visto los infructuosos resultados de las diligencias dispuestas a esos fines, considero que es del caso ordenar la inmediata detención de los imputados Justin Bieber " y sus dos custodios, Hugo Alcides Hesny y Terrence Reche Smalls, según la resolución que se conoció este viernes.

En noviembre pasado, la justicia argentina había citado a declaración indagatoria al cantante canadiense por una causa iniciada en su contra a partir de la denuncia del fotógrafo argentino Diego Pesoa, quien declaró que en la madrugada del 9 de noviembre de 2013 quiso fotografiar a Bieber afuera de la discoteca Ink y que su seguridad privada lo agredió provocándole una lesión en el brazo izquierdo.

En ese entonces el astro pop se encontraba en la capital argentina para dar una serie de conciertos.

Pesoa declaró ante el juez que escuchó a Bieber ordenarle a sus custodios "go, go, go" (vayan) para que lo persiguieran.

Los cargos formales contra Bieber son por daños y lesiones, delitos por los que el código penal argentino prevé penas de entre uno y seis años de prisión.

En la orden el magistrado no especificó si el pedido de captura sólo abarca al suelo argentino o se extiende al exterior. Pero los abogados de Pesoa dijeron a distintos medios locales que el juez ya notificó a Interpol para que se emita un pedido de detención internacional.

"El juez dijo 'no viniste, entonces te pido la captura internacional''', graficó el abogado Víctor Stinfale. "Hay un pedido a Interpol, este baja a Lyon, Francia (sede del organismo) y se reparte por todo el mundo", detalló el letrado.

Stinfale explicó que si el artista quiere salir de Estados Unidos "cuando cruzó migraciones le salta alerta de Interpol. Lo tienen que parar ahí y le tienen que comunicar que tiene un pedio de captura. El puede presentarse (en Argentina) o se queda y comienza a un juicio de extradición".

"Para nosotros es el triunfo contra todos los que decían que esta causa era un 'bluff' (engaño), que no teníamos nada y que estábamos luchando contra un poderoso. Ahora lo que viene además es un juicio por una demanda millonaria que vamos a iniciar a la brevedad", indicó Matías Morla, otro de los abogados del denunciante.

Las fanáticas de Bieber rápidamente salieron en defensa de su ídolo bajo la consigna "Basta con Justin", que se convirtió en tendencia en Twitter.

"Que parte de que Justin es un humano y comete errores no entienden solo ven lo malo y no ven lo bueno", escribió la usuraria @Lesly_BieberJB .

"Apenas pueden con el caso de Nisman y quieren meter a un artista mundialmente conocido preso", apuntó Gema, en referencia al fiscal que apareció misteriosamente muerto el 18 de enero tras presentar una grave acusación contra el gobierno.

En el expediente del caso, al que tuvo acceso la AP, consta que "el cantante señalaba a sus custodios a aquellas personas que pretendían tomarle una fotografía u obtener una filmación, ya sea con cámaras fotográficas o con teléfonos celulares y que en cumplimiento de sus directivas tuvieron lugar los hechos delictivos señalados" en la causa.

Entre las pruebas contra Bieber hay un video captado por un camarógrafo de un portal de internet donde se observa la secuencia de hechos relatados por Pesoa. El mismo camarógrafo dijo que fue agredido por la custodia de Bieber para quitarle la filmadora, pero que no cumplieron con su objetivo.