En una entrevista en el diario "The Sun", la estrella de "Los Juegos del Hambre" fue muy contundente sobre su difícil inicio cuando llegó a Nueva York.

"Me criaron las ratas y eso te hace más fuerte", explicó Jennifer Lawrence al diario británico.

"Llegué a un punto en el que   literalmente compartía mi comida con ellas. No tenía nada de dinero", relató la joven actriz.

Lawrence reconoció que al principio   tiraba la comida cuando veía una rata, pero al convertirse en algo habitual, llegó al punto de comer solamente lo que el animal no había tocado.

Además, confesó que por las noches no podía "ni ir al baño" ya que su habitación estaba plagada de ratas.

Sin embargo, su exitoso paso por Hollywood cambió en muy poco tiempo esa situación, y que según la revista  Forbes, Lawrence es la actriz mejor pagada del mundo con  ingresos superiores a los 50 millones de dólares.