La saga de “Harry Potter” está llena de lamentables muertes, sin embargo la del propietario de la tienda de helados del Callejon Diagon, Florean Fortescue, es la que más pena le ha causado a J.K. Rowling.

“Mis planes iniciales consistían en que Florean le diera a Harry las pistas necesarias durante su búsqueda de las 'Reliquias de la Muerte', y fue por eso que hice que se conocieran desde el principio. El problema fue que, al empezar a escribir las claves de las Reliquias decidí que Phineas Nigellus Black era mucho más satisfactorio”, mencionó la escritora.

Fortescue y Harry se conocen en la tercera novela de esta saga “El prisionero de Azkaban”, cuando el encargado de la tienda le regala algunos helados al joven mago.

“Parece como si hubiera hecho que lo secuestraran y asesinaran sin razón aparente. No es el primer mago que mata Voldemort porque sepa demasiado (o muy poco), pero es el único por el que me siento culpable, porque todo fue mi culpa”, explicó la autora en el sitio de "Pottermore".

Como regalo de navidad para los fanáticos, Rowling continuará publicando cuentos sobre el universo del joven mago hasta el 23 de diciembre.

En la galería de fotos les presentamos algunos curiosidades sobre las películas de "Harry Potter"