El japonés Hideyuki Noguchi, de 54 años, se hizo pasar por doctor y publicó varios anuncios en donde invitaba a mujeres a que participaran en un estudio médico del sueño.

En el aviso se pedía que las mujeres fueran desde adolescentes hasta una edad máxima de 40 años.

Noguchi drogaba a las pacientes, posteriormente abusaba de ellas y lo grababa. Los videos se vendieron a diversos sitios de pronografía.

Gracias a que una de ellas se vio en un video, la policía de Japón capturó a Noguchi, quien ahora enfrenta cargos por violación a personas con discapacidad, junto con otros 30 cargos.