El vidente alemán, Ulf Buck, afirma que viendo el trasero de las personas puede predecir el futuro.

Buck señala que esa parte del cuerpo tiene líneas como las de la palma de la mano, las cuales pueden revelar mucho más sobre el carácter de una persona y qué destino tendrá su vida.

El anciano toca con los dedos de la mano la superficie desnuda de las nalgas del cliente, para posteriormente predecir el éxito que tendrá en la vida, su salud, la felicidad y hasta cuanto dinero ganará.

“Las líneas que se extienden hacia adentro de las extremidades externas de las nalgas representan éxito, carrera y capacidad artística, mientras que cinco líneas más irradian hacia afuera” mencionó el místico.

“Un fondo con forma de manzana muscular indica a alguien que es carismático, dinámico, muy confidente y a menudo creativo. Una persona que goza de vida” reafirmó. “Un fondo en forma de pera sugiere a alguien con mucha firmeza, paciente y con los pies en la tierra.”