Uno de los síntomas más comunes al momento de estar alcoholizado es sentir cierta valentía y la capacidad de hacer todo tipo de cosas; algo que para este hombre originario de España se tradujo en seguir bebiendo después de ser apuñalado.

El hombre recibió al menos seis cuchilladas, horas antes de ser atendido por los servicios de Emergencias de Madrid. Mario A.S., de 36 años, resultó herido cerca de las 5:30 de la mañana. Al menos dos de las heridas eran penetrantes en la espalda y en el abdomen. Mario, quien estaba consciente y ebrio, fue trasladado al hospital en el que se reportó su estado como grave.

Fueron los amigos de Mario quienes insistieron en llamar a los servicios médicos, algo que la víctima rechazaba en todo momento.