Un espantapájaros quizás no sea una gran opción para suplir a una muñeca sexual. Pero un peón rural de Balcarce, Argentina, no tuvo otra alternativa y trató de tener relaciones con este. Y su idea salió tan mal, que este terminó muerto.

Trató de hacerlo "especial": cuando hallaron al hombre acostado en su cama, con su ropa puesta, encontraron al espantapájaros a sus pies. Este estaba "vestido" con jeans y de su bragueta sobresalía un tubo plástico de 15 centímetros. También tenía los labios pintados, informó el portal argentino lmNeuquén.

Los investigadores concluyeron que el muñeco era usado para juegos sexuales por el peón, que trabajaba en el campo desde hace ocho años y era un hombre aislado y solitario. Se estima que este sufrió un paro cardiaco cuando estaba en plena sesión, ya que su cuerpo no presentaba signos de violencia.

En la galería: personas que también murieron teniendo sexo. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".