Aunque el almacenamiento de agua de lluvia se hacía por cuestiones de sobrevivencia, con el paso de los años las leyes sobre el agua se endurecieron. Ahora, en varios países, es ilegal hacerlo.

Esto pasó con Garry Harrington, quien tenía tres grandes recipientes de agua en su casa de Oregón, en los que durante 37 años pudo almacenar agua de lluvia. Lo que no sabía Harrington es que en su estado había que pedir permiso para hacer esto, ya que el agua es de propiedad pública.

Por esta razón, el hombre fue sentenciado a 30 días de cárcel y enfrentó nueve cargos de "apropiación ilegal". Tuvo que pagar mil 500 dólares de multa.

Y aunque el caso tiene 15 años de antigüedad, solo se supo hasta 2012, cuando Harrington comenzó con su cruzada para luchar contra esta ley, informó el periódico español "ABC".

En la galería de fotos encontrarán enfermedades relacionadas con el agua. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".