La peor pesadilla de muchas famosas es pasar un momento incómodo en una alfombra roja.

En esta ocasión, fue la presentadora estadounidense Lizzie Cundy quien tuvo una desafortunada falla con su vestido en la "Chain Of Hope Gala", en Londres.

El bochornoso momento ocurrió cuando posó antes las camáras en la alfombra roja de la gala, la bella mujer llevaba un vestido negro y sin darse cuenta expuso su busto.

La conductora de 45 años, que saltó a la fama al casarse con el futbolista Jason Cundy, en la década de los 90, caminaba felizmente ignorando que estaba enseñando de más.