Cuando un hombre no quiere hacerse cargo de los "problemas" en los que puede meterse por no pensar (traducción: hijo de una aventura extramatrimonial), puede negarlo todo e incluso desaparecerse y ser aprehendido por la ley para que responda.

Algunos, ingenuamente, creen que pueden ser más listos que todo eso y ser como Thomas Kenny, inglés de 25 años, que al ser confrontado con un test de paternidad, envió a un hombre muy parecido a él. Por supuesto, salió descubierto.

Thomas ya tenía una relación "oficial" de la que tenía dos hijos. Embarazó a otra y la presionó para abortar, pero esta se negó. Entonces decidió deshacerse de la responsabilidad de la paternidad y para cuando los Servicios Infantiles de Birmingham quisieron hacerle el test de paternidad, envió a su "doble".

No engañó tan fácil a la autoridad, que le hizo el test al otro hijo de Kenny, que fue arrestado por fraude el año pasado. Así y todo, seguía negando que era el padre.

En el juicio de ayer, según reportó el periódico local Birmingham Mail, Kenny fue sentenciado a 6 meses de cárcel, 12 de suspensión y tiene que pagar aproximadamente dos mil 160 dólares a la madre de su bebé.