Desde que se protegen los derechos de los niños, se piensa en ellos como personas inocentes, que hasta ahora descubren la vida y que hacen grandes travesuras por su "viveza". Pero en el fondo, todos y cada uno de ellos tienen buen corazón.

Esto no pasa en esta galería.

Aquí verán verdaderos "maestros del mal" que dejarían al peor villano de James Bond como un "Osito Cariñosito". Desastres cotidianos, rayar al perro o al hermanito o echar el smartphone de papá al excusado son solo el comienzo.