La moda, desde que se instauró como un sistema que impone tendencias desde el star-system, ha tenido sus caprichos. Unos convierten a las estrellas en íconos, como Audrey Hepburn o Julia Roberts con su Armani en los Oscar de 1999. Pero otros intentos fallan rotundamente.

Antes, personas como Joan Rivers y Mr. Blackwell eran encargados de "destruir" los looks más estrambóticos. Hoy en día, gracias a la inmediatez de las redes sociales, los internautas pueden "destruir" o ensalzar un look en cada entrega de premios. Y algunos conjuntos tan infamemente recordados como el vestido de Kim Kardashian en la gala del MET de 2012 ya son unos clásicos de la web.

En la galería pueden ver los looks más divertidos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y después "mostrar texto".