El oficio de salvavidas no es tan glamuroso como el programa de televisión "Guardianes de la Bahía". No todo es correr por la playa en reveladores trajes rojos de baño mientras su cabello ondea al sol.

De hecho, hay que tener una gran capacidad visual para ver quién está en peligro. Sobre todo cuando los lugares turísticos están al tope y hay más gente que nunca.

Esto pasó con un salvavidas que vio de inmediato a un niño que se estaba ahogando en medio de una concurrida piscina. Nadie notaba que este había perdido sus flotadores.

Saltó como un rayo, hizo sonar el silbato para apartar la gente y en 20 segundos ya estaba con la cabeza del niño apoyada sobre el agua. Desde ese momento la multitud comenzó a notar lo que pasó, reportó el portal Metro.

A continuación, pueden ver el video de  lo que sucedió.