Pamela Jacobs, una trabajadora social inglesa, se ha convertido en una sensación en las redes sociales por lucir muchos años mas joven de los que en realidad tiene.

La mujer está disfrutando sus vacaciones en las playas del Reino Unido, y cuando los ingleses la vieron usar diminuto bikini negro pensaron que era una joven de menor de 30 años.

Ella está divorciada y tiene un hijo de 21 años, y en realidad tiene 52. 

Según una entrevista el diario "Daily Mail", Pamela dijo que su madre y sus hermanos también lucen de menos edad, por lo que atribuye su suerte, en parte, a los genes.

La inglesa lleva una dieta saludable a base de verduras:

Sigo la regla del 80/20 que consiste en comer 80% de comida sana y 20% de pudín, un poco de alcohol y chocolate oscuro orgánico“.

“Creo que el secreto de la eterna juventud es sonreír cada día“, aseveró.