El empresario tabacalero Travers Beynon se considera el “Hugh Hefner australiano” y se ha hecho famoso por mostrar en su cuenta de Instagram a mujeres hermosas a las que trata como objetos.

"Candyman", como se llama en la red social, publica imágenes de sus excéntricas fiestas donde se ve "jugando" con la sensuales modelos a las que mantiene en su lujosa mansión “The Candy Shop Mansion”.
 
Lo curioso es que en la mansión, Beynon vive con su esposa Taesha Appleby y sus dos hijas.

En una entrevista con el programa local “A Current Affair”, los padres de Taesha confesaron estar destrozados por los comportamientos que Beynon tiene con su hija y la educación que ambos ofrecen a sus nietas.

No perdemos nuestro tiempo viendo su cuenta de Instagram porque nos rompe el corazón”, aseguró Graham Appleby, el padre de Taesha, quien señaló que en una fotografía se puede ver a su hija posando como una mascota con correa en el cuello.