Hace algunos años, tener un tatuaje en la sociedad occidental era visto como algo propio de excéntricos o "rebeldes".

Sumergida su cultura en el ámbito de las tribus o de las personas marginales o nómadas (como los marineros), el tatuaje era considerado algo para pocas personas que se atrevían a lucir de forma contraria a los cánones estéticos.

Poco a poco, esto fue cambiando. Desde los años 90 y la década de 2000, quienes se dedicaron a este arte comenzaron a tener espacios en televisión (todas las franquicias de Miami Ink, por ejemplo) y tatuadores como Kat Von D o Ami James se hicieron conocidos por miles de personas. Y por supuesto, su arte comenzó a ser respetado y a ser considerado parte de la cultura popular.

Por esta razón, hoy en día tener un tatuaje no es nada especial para los demás, solo para su portador. Y de hecho, en portales crowdcurators como Pinterest se ven los estilos que más escoge la gente y que no son tan únicos y especiales como creen. Números romanos, letras chinas o símbolos filosóficos son los más comunes del mundo.

En la galería verán los tatuajes más trillados. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y en "mostrar texto".