Un evento tan informal como los Teen Choice Awards no llega a la categoría de ridícula exageración de los Grammy o de experimentar (generalmente mal) con el tema que ofrece la gala del MET. Tampoco requiere del nivel de elegancia clásica de unos Oscar o de la transgresión de los Video Music Awards. 

Siendo un poco más relajado, se requiere un poderoso atuendo de verano que no se vea como si se estuviera de turista en una playa o como si se fuesen a presentar en un concierto con luces y efectos especiales. Algo intermedio. Cálido, pero informal. Pero sobrio. Y elegante sin caer en clichés que van más por los terrenos de lo tradicional y formal.

AFP

Foto:

Algo que por ejemplo trató de ser Gina Rodríguez, sin éxito. Hubiera quedado perfecta si hubiese usado solo el blazer sin el detalle que la hacía parecer de una calle de Harakuju en Tokio. Lo mismo pasó con el elenco de "Fuller House": otros vestidos, otras texturas, hubiesen sido las adecuadas. Generalmente hay tallas para todos los cuerpos y siluetas favorecedoras, pero en este caso, eso no pasó.

En la galería verán a las peor vestidas del evento.