Por personas como ellas es que Rachel Zoe tiene trabajo.

Y el resto de los estilistas de Hollywood, que a veces no pueden reprimir los más virulentos ataques de excentricidad de sus famosas clientas. A ellas no les importa el qué dirán de su gusto a la hora de vestirse. Lo que les importa es llamar la atención.

En la galería que acompaña esta nota verán a las peores vestidas de la semana.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".