Todos la conocimos cuando empezó su carrera en algunos programas de la televisión mexicana, cuando era tan solo una niña. Sin embargo, Belinda se inclinó más hacia la música y en el año 2002 firmó contrato con BMG, convirtiéndose en una estrella juvenil, quien, con el pasó de los años ha ido transformando su rostro y figura con ayuda de las cirugías plásticas.

Según medios mexicanos, la exnovia de Giovani Dos Santos decidió someterse a varios procedimientos estéticos para tener la figura curvilínea que posee actualmente.

1. Con la rinoplastia logró afilar y achicar su nariz. La artista indicó que se hizo la operación debido a que tenía dificultades para respirar.

2. En 2009, antes de protagonizar la telenovela "Camaleones", se realizó una cirugía de mentón, con la que su cara se veía más estilizada.

3. Ese mismo año se sometió a un aumento de pómulos, zona de la que también extrajo la mayor cantidad de grasa posible, para que su rostro perdiera volumen y se viera más alargado.

4. Después se le sumó una liposucción, con la que logró tener un abdomen completamente plano, aunque ella asegura que su cuerpazo es resultado de arduas jornadas de ejercicio. Sin embargo, tras la intervención lucía una diminuta cintura y una figura más estilizada.

5. Se aumentó los glúteos, razón por la cual hoy presume su trasero en diminutos bikinis, los cuales resaltan su torneada anatomía.

6. Medios mexicanos indicaron que su busto no era tan voluminoso en el pasado.

7. Por último, levantamiento de cejas e inyecciones de colágeno en los labios, con las que logró mayor volumen en su boca.