Solo podría definirse con una palabra: genial. En un mundo donde los personajes de ficción jóvenes y sexis o populares son los más apetecidos en el mundo del Cosplay, Rosy Durán atrae miradas al interpretar, con toda propiedad, a Stan Lee, el creador de Marvel Cómics, o a la Reina Isabel II.

Ella inspira a cosplayers de todo el mundo a seguir sus sueños y a explotar su creatividad. Se atreve a personificar a hombres y a mujeres de ficción que rompen parámetros y por eso es una de las cosplayers más reconocidas de su país natal, México y la única mujer de más allá de 50 años en Latinoamérica que es exitosa con sus personajes. PUBLIMETRO habló con ella sobre su pasión.

¿Cómo comenzaste en el mundo del cosplay y qué te atrajo del mismo?

– Es una historia que comenzó hace 8 años. Un compañero de trabajo de uno de mis hijos los invitó a una Convención, les gustó el ambiente, vinieron muy entusiasmados y me contaron como era todo ahí y a la siguiente ocasión los acompañé y me sentí  en un mundo de fantasía que me encantó. Inicié haciendo un cosplay para no pagar la entrada (en aquel entonces no te cobraban si ibas con cosplay) y ahora ya no puedo parar, mi imaginación siempre está dando frutos para hacer un nuevo traje o mejorar los que tengo.

Particularmente tú destacas por la originalidad de tus personajes. ¿Cómo los escoges y por qué logras tan buen resultado con los mismos?

– Los personajes los escojo porque me gusta cómo se desempeñan. Busco que tengamos algo en común, o en ocasiones mi hijo y mi nuera me sugieren alguno porque creen que me gustará, que me parezco o para ir juntos a un grupal. Creo que el hecho de que me vaya bien con mis personajes  es que los quiero y me revisto del personaje por unas horas, lo disfruto y trato de representarlo lo mejor posible, ensayo sus poses y lo observo detenidamente en algunas actitudes y veo los detalles que pueden marcar una diferencia (un collar, pulseras, aretes) o lo enriquezco con alguno que considero le va bien.
 

Es muy poco común encontrar a mujeres mucho mayores del target mayoritario del cosplay (20 a 35) haciéndolo. ¿Te han dicho algo por esto? ¿Ha existido algún tipo de conflicto por ello o ha sido más bien recibido con entusiasmo?

– Siento que he sido muy bien aceptada dentro del mundo del cosplay. Amo hacerlo y no quiero que nada empañe esta alegría. Creo que la mayoría de nosotros lo hacemos por diversión y yo trato de obtener lo mejor de este mágico mundo. Con respecto a las personas que asisten a las convenciones, me encanta su reacción: siempre me dan palabras de ánimo y hasta de admiración.

¿Quién eres cuando no haces cosplay?

– Trabajo en una empresa de tecnología, doy conferencias de desarrollo humano, escribo algunos pequeños libros de autoayuda, leo, estudio danza árabe, voy a clases de zumba, ahora apoyo a una aspirante a candidata independiente a diputada (lo hago por convicción),voy al médico, coso y atiendo mis páginas de Facebook o Twitter.

¿Crees que has roto algún estereotipo en el mundo del cosplay?

– Sí. Ahora cada vez más señoras acompañan a sus hijos a las Convenciones y se animan a ir con un cosplay, me encanta que así suceda porque pueden compartir con ellos intereses en común y estar al pendiente de sus gustos. Yo hago lo que me hace feliz y si puedo aportar algo nuevo, lo hago con gusto.

¿Crees que el mundo del cosplay en Latinoamérica todavía es cerrado en cuanto a estándares de belleza y edad, o realmente se ha dado algún avance en cuanto al tema?

– Creo que si aún se ve mucha más gente joven, pero yo creo que es porque los personajes protagónicos de las series o películas son así, niñas, niños, adolescentes y personajes de poca edad, pero existen historias maravillosas como "El Increíble Castillo Vagabundo", que encantan a todo el mundo, si buscas siempre hay personajes mayores que tienen importancia en las historias y es bueno perder el miedo de hacerlos.

¿Qué le dirías a cualquiera que quiera hacer cosplay?

– Es una cuestión de amar lo que hacemos y hacer lo que te haga feliz. La creatividad es el mayor don que se nos ha dado, somos seres creadores y debemos ponerlo en práctica. Si quieres hacer cosplay hazlo, deja volar tu imaginación, planea lo que vas a hacer, no te desanimes si no sale a la primera, es cuestión de intentar y volver a intentar, tu creación será tu orgullo.