Kim Kardashian no deja de llamar la atención en la Semana de la Moda en París. 

Primero fue su sorprendente cambio de look. No conforme con ser el tema por su platinada cabellera, la estrella televisiva decidió salir sin sostén y presentarse así a la pasarela de Lanvin

La madre de North West llegó con un vestido de malla en tono nude, acompañado de una gabardina café, la cual apenas tapaba sus pechos, ya que el vestido no tenía forro en la parte de arriba y se podía ver completamente el cuerpo de Kim de la cintura para arriba. 

Pero al salir del evento, la gabardina no fue suficiente y hubo un momento donde Kim dejó ver su pezón derecho.