Kim Kardashian acudió el fin de semana al Festival de Glastonbury, en Londres, para ver la presentación de su esposo, Kanye West; y como siempre logró llamar la atención.

La socialité fue retratada con un sexy y ajustado atuendo negro que dejó en evidencia que no traía sostén. 

La blusa de la celebridad era trasparente y con la luz de los flashes de los fotógrafos dejó ver sus senos.