James y Matthew prepararon un regalo inusual para sus padres por su aniversario. Las fotos de su niñez la recrearon estando ya adultos.

Las imágenes son raras y divertidas, sobre todo porque uno de ellos está lleno de tatuajes.