Las temperaturas extremas han hecho que el 60 por ciento de la población de un municipio australiano viva bajo tierra.

Se trata del pueblo Colber Peedy, en Australia, que se fundó en 1915, cuando se halló una gran reserva de ópalo. 

En la superficie del mismo todo se ve casi vacío. Pero abajo hay tres mil 500 personas que ya no soportan temperaturas de más de 40 grados y en la noche, de menos cero.

100 años después, pueden encontrar allí casas, hoteles, restaurantes, museos, casinos y una iglesia. Incluso una tienda de regalos. Todos los espacios están ventilados con un eje vertical que regula la temperatura, reportó el portal "Metro".

En el video pueden ver otros aspectos del pueblo.