Puede que sean los más temidos del reino animal. Que coman personas y sean unos terribles depredadores.

Pero definitivamente, si se habla de los leones, son las hembras las que hacen bien todo el trabajo. Sobre todo, cazar.

Esto lo comprobó un pobre león macho en el parque nacional Maasai Mara, en Kenya. Atentando contra su propio instinto de conservación, se fue solo a cazar búfalos y se salió de su territorio. Entró en el que iba a ser de su presa.

Mala suerte.

El león tuvo que resistir horas subido a un árbol luego de ver a más búfalos furiosos que lo rodearon. Estos solo esperaban que cayera para darle su merecido. Hasta que de repente, en la mínima oportunidad que tuvo, se bajó y salió a correr lejos de sus acechadores.