Eli Thompson provocó lágrimas en su madre apenas nació. Tiene un raro síndrome llamado Arhinia Congénita, que afecta a 1 de 197 millones de bebés y que tiene una característica muy particular: las personas que lo padecen no tienen nariz.

Eso sí, muy a pesar del impacto que generó en su madre, Brandi McGlathery, ella no se dio por vencida. El niño, su segundo hijo, tendría que salir adelante. Le hicieron una traqueotomía a los cinco días de nacido. Luego, su progenitora aprendió a lactar con él a pesar de su condición, que hace que no genere ningún ruido cuando llora.

El niño, nacido en Alabama, no es el único con esta característica. En solo Estados Unidos, según la Biblioteca Nacional de Medicina, han existido 43 casos registrados, desde 1931.  Y también la investigación de Brandi, quien contactó con varias personas y padres con hijos que tienen este síndrome, la tranquilizó un poco: aunque pueden existir problemas para respirar y sobre todo, a la hora de alimentarse, las personas que nacen así pueden llegar hasta la edad adulta, reportó el portal Alabama. com.

La orgullosa madre dice que es "perfecto como está" y ella y el padre del niño, Troy Thompson, llegaron a un acuerdo: le harían cirugía plástica hasta que el creciera y decidiera si era lo más adecuado. Mientras tanto, un amigo de la pareja creó una página de Facebook donde cuenta su historia. Asimismo, en GoFundMe llevan recaudados más de 11 mil dólares para su tratamiento.

En la galería verán otros detalles de Eli. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".