Estará en el escenario esta noche y siempre es una de las figuras de la industria de la música que más atención acapara. Así, Madonna no defraudó a quienes esperaban un look transgresor en su arribo a la ceremonia de los premios Grammys, que se desarrollan en el Staples Center de Los Ángeles.

La intérprete, quien ha vendido más de 300 millones de discos alreddor del mundo, llegó a la alfombra roja vistiendo una tenida que mezclaba el traje de los matadores españoles y una artista de cabaret. Un gorro similar a la de los toreros, además de un vestido lleno de brillos fue el look que la "Reina del pop" lució en su llegada a los Grammys.