En teoría, si se habla de utopías, un vestido debería envolver el cuerpo de una mujer de tal manera que este y ella sean uno solo. Este debería realzar su belleza, las formas de su cuerpo y favorecer sus atributos. Y en eso incluso las estrellas se equivocan.

En la alfombra roja de los Oscar, más que extravagancias, hay tremendos problemas de fitting. Los vestidos prestados a última hora o que fueron probados en las últimas semanas llegan a quedar volando en los cuerpos de las celebridades. O caso contrario, errores de ajuste las hacen ver con un cuerpo distinto. Asimismo, algunas de ellas ni siquiera entendieron el protocolo de la ceremonia.

En la galería verán las peor vestidos de la noche.