Esteban Cortázar, Yakampot, Polite, Silvia Tcherassi... en fin. Tantos diseñadores latinoamericanos que son reconocidos en el exterior y que muestran creaciones que literalmente quitan el aliento. Pero las estrellas latinas suelen olvidarlos para confiar en su propio gusto, que es totalmente cuestionable.

Porque eso vuelve a verse en los Latin Grammy 2015. Vestidos con acabados burdos (sin contar la trillada fórmula de lo "sensual"), materiales poco favorecedores. Estilismos aburridos y trillados que restan elegancia a vestidos que hubiesen podido dar looks impresionantes, pero que resultan en plena decepción.

Y cómo no: la fórmula trillada de lentejuelas y melenas es una combinación que ya reina en las alfombras rojas de los premios de música hispana.

En la galería podrán ver las peor vestidas (hasta ahora) de los Latin Grammy.