La gran ventaja que tienen las famosas es que pueden hacer un vestido a la medida. Uno que quede perfecto a sus cuerpos, tono de piel... look. 

Por eso, cuando fallan, lo hacen en grande, o porque no se fijaron en pequeños detalles.

Muchas de las asistentes a los Golden Globes 2016 que tuvieron looks desconcertantes lo hicieron queriendo impresionar con los estándares que han regido las últimas alfombras rojas: sobriedad impactante. No lo lograron. La ejecución de sus  vestidos o la mala elección de los mismos fueron el patrón común.

Asimismo, piezas grandiosas de moda se habrían visto mejor con otros complementos o estilismos. Muchas querían impresionar con el minimalismo, pero para que este sea tan poderoso como lo que se ha presentado en anteriores ocasiones, se requiere de una elegancia milimétrica.

De igual forma, varias actrices sorprendieron por looks que fallaron totalmente. Jennifer Lopez quería parecerse a Katharine Hepburn y dejar de lado todo lo "sexy", pero le falló. Lo mismo pasó con Jane Fonda, con su enorme cuello barroco. O qué decir de Emilia Clarke y Natalie Dormer, de "Game of Thrones", que parecen disfrazadas.

¿Cuál fue el vestido menos favorecedor? Juzguen ustedes.