Muy, pero muy pocas estrellas han optado por salirse de la fórmula "maldita" de la celebridad latina en la alfombra roja ("Escote + Brillante + Melena de telenovela"). Y las que siguen alguno de estos elementos, lo hacen de tal manera en que puedan diferenciarse de tanta extravagancia mal ejecutada.

Por ahora, la que lo ha hecho mejor ha sido Chiquinquirá Delgado, que tiene las tres cosas, pero que se ha visto imponente- e impactante- de blanco. Lo mismo corresponde a Patricia Zavala, que lo ha hecho con el color primavera/verano 2016: el rosa. Roselyn Sánchez vuelve con las lentejuelas, pero no parece una reina de belleza de 1985.

Por otro lado, Leslie Grace sorprende agradablemente con un modelo péplum y coral, mas un estilismo muy lejano de las ondas ultradramáticas que aman las estrellas hispanas. Ella lidera a un grupo de famosas que decidieron arriesgarse con otras siluetas y que definitivamente, han triunfado en estos premios.

En la galería verán a las mejor vestidas de los Latin Grammy 2015.