En la gala del MET no se puede ser aburrido o sin gracia. Cada tema debe inspirar la creatividad, extravagancia y belleza que existe en la moda. 

Por eso, solo pocas logran impactar.

De nuevo, este año lo ha hecho Sarah Jessica Parker. A diferencia de otras actrices más conservadoras, ella decidió ponerse un tocado que recuerda a la Ópera de Pekin, con un vestido acorde. Aunque este atuendo no supera el que ha tenido en las galas anteriores, por lejos, es el mejor de todos.

Muy pocas actrices se arriesgaron. Muy pocas decidieron reinventarse con su propio estilo y un tema tan inspirador. Por eso, en la galería verán a las que quizás salvaron la noche.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".