¿Se acuerdan de la famosa polémica del vestido azul y negro/ blanco y dorado que se tomó Internet hace unos días? Bueno, de hecho esta se puede traducir en cualquier cosa y todo viene de nuestro cerebro. Y esto lo probó Michael Abrash, jefe científico del proyecto Oculus en una conferencia que dio en Facebook.

Este puso el ejemplo con la famosa "pastilla roja" y "azul" de "Matrix". Simplemente, la información que hay alrededor de una imagen es la que hace que veamos los colores de una manera u otra. Asimismo, nuestras limitaciones oculares hacen que procesemos el color del objeto de un tono en particular. Tenemos solo tres sensores de color, un punto ciego y tampoco podemos ver nada que se pueda captar en sensores ultravioleta.

"Lo que digo es que no hay una opción. Todo lleva a lo mismo. Por eso somos máquinas que infieren y por ello nuestra visión hace que nuestra mente nos de una concepción de la realidad", afirmó Abrash en la conferencia, citado por el portal Metro.

"No somos observadores objetivos", concluyó. Y por esa razón, en la galería verán de qué color realmente es la pastilla que Abrash presentó. Quizás el resultado esté muy lejos de lo que imaginamos.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".