Se llama Martina BIG, o así se le conoce en la web. Era una azafata de una aerolínea pequeña que cansada de su vida se mandó a operar todo. "Rehacerse" le costó más de 56 mil dólares, pero lo mejor fue cuando se operó el busto, al que aumentó de tamaño gradualmente hasta llegar a una talla exorbitante: 32 K, la más grande en Alemania.

Pero eso no es todo: sus pechos se pueden "rellenar" de vez en cuando, a través de un prodecimiento donde se le inyecta la solución salina que les dará ese aspecto tan turgente que presume en sus fotos y redes sociales, informó la revista "Cosmopolitan". Su novio es su mánager y con él va por toda Europa, modelando.

En la galería verán sus  mejores fotos. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".