¿Qué tantos beneficios puede traerle a una persona parecerse a una persona famosa? Quizás cierto reconocimiento y regalos, pero algunas veces eso parece ser una maldición. Por lo menos eso le ha pasado a la carrera de Francesca Brown, una actriz que es idéntica a Katy Perry. Por parecerse tanto a ella ha tenido que rechazar papeles o no la han contratado.

"No puedo ir a los castings porque critican mucho mi apariencia. Los directores dicen que verme en la película causaría confusión en la audiencia. Cuando entro a audicionar, todos miran cómo me veo. Y no solo eso, tengo que convencer a la gente que no soy Katy", contó Francesca en el portal Metro.

Por esta razón, la actriz de 31 años tuvo que renunciar a la carrera que quería. Ahora la personifica. Incluso tuvo que ir a Cannes para aparecer así en la alfombra roja. La gente le pide fotos y firmas. También causa confusión en la calle.

Pero ella está dispuesta a continuar: "si Zooey Deschanel también es confundida con ella, ¿por qué no puedo seguir pensando en mis sueños?".