Dicen que las rubias se divierten más, ¿pretende Kim Kardashian divertirse mucho más? 

La estrella televisiva dio a conocer su drástico cambio de look, dejó atrás el color negro de su cabellera y la cambió por un rubio platinado. 

La socialité fue fotografiada dejando el hotel "Le Royal Monceau", en París, para ir al desfile de Balmain. Kim estaba acompañada de su esposo, Kanye West.

Durante su llegada a la capital francesa, Kim había dejado ver que el color de su melena había cambiado, pero jamás imaginamos que fuera tan drástico.

¿Y a ustedes cómo les gusta más?