Una vez más, Mariah Carey se valió del Photoshop para lucir más delgada en la portada de su nuevo álbum "#1 to Infinity", el cual recopila todos sus números uno.

Aunque es normal que las fotos de las revistas, los anuncios y las portadas de los discos se sometan a retoques fotográficos, la imagen de Mariah tuvo un exceso de ayuda digital. 

Aparece con kilos menos y su rostro luce menos redondo. La última vez que estuvo arriba de un escenario fue el pasado 14 de marzo, donde se le vio totalmente distinta.

La cantante, de 44 años, ha admitido en diversas ocasiones que no está contenta con su cuerpo. En 2012, tras ser madre de mellizos, se sometió a una dura dieta con la que perdió más de 13 kilos en tres meses. 

No es la primera vez que Mariah Carey recurre al Photoshop. En la galería podrán ver algunas portadas de sus anteriores discos donde también utilizó el retoque... y mucho.