Hay cosas que jamás se digieren si una persona las consume. De hecho, pueden acumularse y estar en el sistema digestivo por un tiempo considerable, hasta que su portador comience a quejarse por sufrir dolores de estómago.

De ahí, se procederá a una endoscopia para saber qué es lo que causa el dolor. Y posteriormente, se hará una cirugía para remover el objeto.

Pero en el caso del granjero indio Rajpal Singh, este tenía montones de objetos metálicos en su interior. De hecho, tenía cientos de monedas y otros objetos metálicos en el interior de su estómago. Comenzó a dolerle y fue a un hospital en Bathinda, Punjab. Cuando los doctores vieron su endoscopia, no podían creerlo: Singh parecía una "fuente de los deseos" viviente.

Singh reveló poco después que ingerir objetos metálicos le causaba placer. Pero esto le costó caro, ya que le hicieron 420 endoscopias y tuvieron que realizarle una cirugía que duró 9 horas. Y peor para él, ya que varios objetos no se removieron del todo, por lo que aún falta practicarle más cirugías.

En la galería verán a personas que se introdujeron otros objetos aún más raros que los de Singh en un área usada para estimularse sexualmente. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".