Un hombre regresó en auto a su casa en Chongqing, en China, y encontró a un perro callejero acostado en su lugar de estacionamiento. Acto seguido y sin dudarlo, el sujeto decidió quitarlo del medio con una patada. Pero el animal decidió que eso no iba a quedar así.

Después de la agresión, el can volvió al lugar con algunos de sus amigos y procedió a destrozar el auto de su atacante masticando la carrocería y los limpiaparabrisas.

Un vecino captó las imágenes, quien a la mañana siguiente mostró las fotografías a la persona que había golpeado al perro.

Actualmente China no tiene leyes contra la crueldad animal. Si una persona maltrata a un perro u otro animal solo puede ser procesada por daños a la propiedad, si lo demanda el dueño.