Keeley Farrar perdió 150 libras en un año y por eso estuvo a punto de perder sus vacaciones a Dubai.

En el aeropuerto de Londres no la dejaban pasar porque su foto del pasaporte, donde lucía con sobrepeso, no coincidia con su físico actual.

Farrar decidió hacer un rotundo cambio en su vida, cuando abandonó su sobrepeso y su alimentación a base se comida chatarra. De esta manera pudo perder casi 150 libras con mucha fuerza de voluntad, consumiendo vegetales y llevando a cabo una estricta rutina de ejercicios.