En "La Vida es Bella" (1997), todos recuerdan la magistral interpretación de Roberto Benigni como "Guido", el ingenioso padre de familia que trata de engañar a su pequeño hijo haciéndole creer que el campo de concentración nazi en el que se encuentra es solo un juego.

Este niño se llamaba "Giosué" y también tenía un carisma indiscutible. Fue interpretado por Giorgio Cantarini cuando este solo tenía cuatro años.

Giorgio fue descubierto a esa edad por Benigni y se hizo famoso por la película. Tuvo más fama todavía al aparecer como el hijo de "Máximo" en "Gladiador", dirigida por Ridley Scott.

Y para saber qué le pasó después, pueden leer la galería que acompaña esta nota. Tranquilos, no es otro actor infantil metido en problemas. Todo lo contrario.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".